La armonía que encuentras en una orquesta, trasladada a tu dormitorio. Los instrumentos de cuerda tienen cuatro patas; la viola, el violonchelo, el contrabajo y el violín.

En este caso, las tres primeras patas están representadas por el cabecero con sus tonalidades correspondientes. El violinista y quien se sumerge con los espectadores en un sueño profundo, eres tu.

Acabado