La burguesía italiana del siglo XVI tenía un especial afán por el color rojo durante el renacimiento: uno de los 3 colores cardinales. Inspirado en los palacios aun existentes de la nobleza italiana y su impecable criterio por la elegancia y la estética. Vive un renacer único en este maravilloso diseño real..

Acabado